miércoles, 27 de febrero de 2013

George Berkeley


Hoy voy a hablar sobre uno de los filósofos que se encuentra en la etapa que va desde René Descartes hasta David Hume. Este filósofo irlandés es George Berkeley, también conocido como el obispo Berkeley, cuyo principal logro fue el desarrollo de la filosofía conocida como idealismo subjetivo, resumido en la frase esse est percipi aut percipere («ser es ser percibido o percibir»). Su teoría también es conocida como inmaterialismo y fue publicada en su obra más conocida:  Tratado sobre los principios del conocimiento humano.

Hizo grandes aportaciones al mundo de la ciencia y al de las matemáticas como la crítica publicada en su obra El analista.  En este caso nos centraremos en su aportación a la filosofía. Cabe destacar que su filosofía se basa en el empirismo llevado al extremo. Como producto de ello, Berkeley tuvo que redefinir el concepto de causa. Así, consideró que las causas físicas no eran verdaderas causas, sino únicamente signos que la ciencia debía interpretar para asegurar la supervivencia.

En primer lugar Berkeley adoptó desde el principio un inmaterialismo que lo enfrentó a Hobbes y a Locke: según él, afirmar que las cosas existen independientemente de nuestra percepción implica una contradicción, sobre todo desde un empirismo consecuente. En efecto, si no debemos aceptar nada sobre lo que no exista una certeza absoluta, y puesto que de las cosas «sólo conocemos su relación con nuestros sentidos», no lo que son en sí mismas, únicamente podemos aceptar como ciertas las representaciones mentales.

En Segundo lugar, sostiene la inmanencia de la misma experiencia, la reducción de ésta a contenidos de conciencia, es la ecuación ser=ser percibido. Es la experiencia y sólo ella quien ha de fijar los "hechos". Y ni la experiencia de las sensaciones visuales ni la de las sensaciones de contacto nos da derecho a inferir que esas sensaciones tengan una y la misma causa real (como infería Locke). Ni tampoco que una u otra, ni por separado ni juntas, tengan causas materiales en absoluto.

Desde el punto de vista de otro autor como fue Kant, el idealismo de Berkeley se describía como un "idealismo dogmático que enseña que el espacio y todas las cosas de las que constituye parte integrante son algo imposible en sí, y que los objetos en el espacio son, por tanto, puras imaginaciones". No es que haya que dudar de las sensaciones, no se trata de que la vida sea un sueño ni de que no se pueda distinguir el sueño de la vigilia. Pero es en las sensaciones y sólo en ellas, donde está la base para relacionar unas con otras y para prever nuevas sensaciones futuras (reales, no soñadas) en nosotros o en los demás.

Para finalizar os dejo un fragmento de Los Tres Diálogos entre Hylas y Philonus:

¥     "Philonous: ¿No se ha admitido como un buen argumento que ni el frío ni el calor existen en el agua, puesto que ésta le parece cálida a una mano y fría a otra?
¥     Hylas: En efecto.
¥      Philonous: ¿No es razonar de la misma manera concluir que un objeto no comporta ni extensión ni forma porque a los ojos de un observador parezca pequeño, liso o redondo, y a los ojos de otro observador y en el mismo momento parezca grande, rugoso y anguloso?
¥      Hylas: Exactamente. Pero ¿ocurre eso alguna vez?
¥     Philonous: Puedes experimentarlo en todo momento mirando el objeto con un ojo y sirviéndote de un microscopio para el otro."

2 comentarios:

  1. Bien María, aunque poco personal. Lo más interesante es: ¿ Y tú que piensas? ¿está chiflado el Berkeley? ¿es sincero?
    Saludos

    ResponderEliminar